Conectar con la vida

6 enero 2012

Para aprender a leer necesitas libros, pero también precisas que alguien te muestre cómo conectarlos con tu vida.”

Esta frase de Daniel Cassany extraída de una magnífica entrevista en Imaginaria, da que pensar. Primero porque hace plantearse qué hacemos para mostrar a los lectores infantiles y juveniles cómo conectar los libros con sus vidas, pero sobre todo porque tras esa primera pregunta vienen otras más interesantes incluso.

Para empezar ¿qué es conectar un libro con la vida de un lector? Podemos dar una respuesta que incluya argumentos como que permite vivir en cabeza ajena experiencias vitales diferentes, que ofrece modelos de conducta alternativos, que facilita que el lector obtenga una representación nueva sobre su propia vida, que arroja luz sobre las propias perspectivas vitales… Es una respuesta válida, necesaria, pero quizá se queda un poco en la superficie.

Intentando dar con una respuesta más profunda (y seguro que hay muchas y seguro que tendremos la suerte de que algunas de ellas se nos ofrezcan en forma de comentarios) llego a varias intuiciones y a una única certeza: logramos que un libro conecte con la vida del lector cuando ese libro le ayuda a construir ideología, no política, sino vital. Cuando posibilita que el lector arroje una mirada moral primero sobre la ficción que acaba de leer, y a continuación, sobre su propia realidad.

La buena ficción, incluso la más escapista, no es materia inerte, sino un trozo de pensamiento, un vector capaz de generar una serie de transformaciones en la vida del que la lee que pasan a formar parte de su fisiología para siempre (dice un proverbio que corre por ahí: “Siembra un pensamiento y cosecharás una acción. Siembra una acción y cosecharás un hábito. Siembra un hábito y cosecharás un carácter. Siembra un carácter y cosecharás un destino.”)

Porque aunque no sea de forma inmediata y dramática sino sutil y acumulativa, quiero pensar que siempre hay un antes y un después de que un libro entre en la vida de una persona. Sobre todo si esa persona es un niño o un chaval.

 

 

About these ads

10 comentarios to “Conectar con la vida”

  1. Sparda said

    Una reflexión muy interesante. Está claro que un libro nunca te puede dejar indiferente, tanto si te ha gustado como si no. Y lo genial es que no hay dos personas que lean el mismo libro, porque ese libro puede aportar cosas muy diferentes (incluso contrarias) en ellas. No sé cómo explicarlo, la verdad ^^U

    Lo que está claro es que muchas veces lees y de repente ¡bum! se te enciende la bombilla, y dices: nunca lo había visto de esta manera. Entonces ya has ganado algo.

  2. Hola, Elsa. Como siempre, gracias por tu nueva entrada, siempre lúcida e interesante. Estoy de acuerdo con casi todo lo que dices en ella, pero me cuesta un poco entender el concepto de “Ideología” que empleas.
    Yo creo que los libros nos ayudan, sobre todo en la infancia y juventud, a configurar nuestra visión de mundo, que tiene que ver más con las emociones y sentimientos (inteligencia emocional) que con los pensamientos e ideas (ideología, por lo menos como yo lo entiendo).
    Quizás es sólo una diferencia de matiz.
    Por lo demás, un fuerte abrazo.

    • elsaaguiar said

      Bueno, cuando escribí “ideología vital” tampoco me había parado a pensar qué quería decir con exactitud, pero creo que me refiero a todas las ideas, valores, esquemas, miradas vitales, conciencia… y a todas las acciones que se derivan de ello. En suma, tu posicionamiento ideológico y de facto ante la vida, ante la realidad, ante lo trascendente, ante lo cotidiano; tus principios, tus modos de analizar la realidad, de reelaborarla, de interaccionar con ella…

  3. Rusta said

    Sí, es una frase que hace pensar y creo que la forma en la que lo has enfocado es muy acertada. “Construir ideología vital”, interesante idea. Personalmente, al leerte he recordado lo que solía pensar de adolescente: en aquella época solo leía libros realistas de temas variados (la mayoría pertenecientes a las colecciones que aparecen en la cabecera del blog) y tenía la sensación de que acrecentaban mi capacidad de observación, de fijarme en mi entorno y no quedarme solamente en la superficie. Al leer sobre problemas sociales, los identificaba con algunas situaciones que veía y quizá eso me ayudó a mostrarme siempre más sensata (aunque también influye lo que se lleva de casa y la forma de ser de cada uno, claro).

    También creo que es muy importante lograr transmitir esa “conexión” de una forma amena y atractiva para los lectores. Al leer la teoría que has expuesto en la entrada, seguro que muchos jóvenes se horrorizarían, por eso valoro tanto los libros que consiguen conjugar el entretenimiento con valores “sin que se note” (sin hacer una moraleja a lo Paulo Coelho, quiero decir), dejando que sea el propio lector quien descubra su esencia.

    Besos.

  4. Laura said

    A veces un cuento de hadas causa más impacto vital que un novelón dramático de denuncia social. Todo está en cuándo lo lees y cómo, y de qué manera está contado.

  5. Me da mucho gusto encontrar este blog y lo he hecho gracias a Mariana, de Blog de Libros.
    Creo que uno puede conectar la literatura con la vida cuando lo que estoy leyendo resuena con quien soy, me obliga a pensar que quizás hay otra manera de ver el mundo; cuando me hace cuestionarme mis creencias, maneras de ser, actuar y vivir…cuando dejo que rompa mis paradigmas y dejo que me muestre otra esfera de la realidad…

  6. Paula said

    La lectura (ciertas lecturas, quizás la mayoría) van cimentando el proceso de maduración emocional e intelectual de cada cual. Creo sinceramente que sin ellas, el resultado de ese proceso es más pobre. Ya sea porque la literatura “conecte con la vida” en ese plano más superficial que comentabas, potenciando la imaginación y la empatía. Ya sea porque tenga efectos más profundos, impulsando la construcción de todo el andamiaje filosófico y emocional propio. Lo esencial, en cualquier caso, es el hecho de la lectura (rica, variada) permite que cada uno se vaya montando esa construcción a su manera; por explicame mejor, aporta todas las herramientas (espíritu crítico, perspicacia…) para que nuestra cosmovisión sea obra nuestra y no obra impuesta.

  7. Marilar said

    Hola Elsa, me ha gustado mucho encontrar tu blog. Totalmente de acuerdo con la importancia de conectar la literatura y la vida, los libros y la experiencia. Para los niños y niñas, lo que dices de poder interpretar de forma más sofisticada sus experiencias es esencial. Incluso para disfrutar con los libros necesitamos ponerlos en contexto!

  8. En los encuentros en centros escolares y bibliotecas y a través del correo que recibo de mis lectores me siento en íntima comunión con ellos. ¿Cómo no hacerlo con comentarios como: “este libro me ha cambiado la vida”, “has escrito mi vida”, “me he leído tal libro siete veces porque me hace de psicólogo”, “lloré un montón cuando…”, “a raíz de leerme este libro me metí en una ONG para ayudar a gente a salir de la droga”, “yo también estoy metido en la droga, pero tu libro me ha dado fuerza para salir de ella”, “me he sentido muy identificado con tal personaje”? A veces llega a asustarme el poder que tiene un libro y la responsabilidad que tengo con mis lectores, pero esta conexión con ellos es lo que da más sentido a mi oficio y me alienta a seguir escribiendo. Para mí la Literatura ha sido un aprendizaje de vida y me hace muy feliz ver que lo que yo escribo le sirve tanto a mis lectores en la suya.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 168 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: