Cinco frases que me desespera oír a un responsable editorial

19 marzo 2012

“No lo he leído, es que estoy fatal de tiempo.”

¡Eso, eso, dando ejemplo!

“Lo que necesitamos es un Crepúsculo o un Stilton.”

Uno sabe que va el primero porque no tiene nadie a quien seguir.

“Es que si eso es lo que gusta o eso es lo que vende…”

Lo que  gustaba o vendía hace cinco años no tenía nada que ver con lo que gusta o vende hoy, hasta que llegó alguien y cambió las reglas del juego.

“El libro digital hoy en día no es negocio”.

Igualito que los mp3 en el año 2000.

“Las nuevas tecnologías se están cargando el libro”.

Es lo que tiene dedicarse al negocio de la celulosa, pero siempre quedarán los kleenex.

:)

About these ads

17 comentarios to “Cinco frases que me desespera oír a un responsable editorial”

  1. No he podido evitar lanzar una carcajada al leer la entrada. Por desgracia, he escuchado todas y cada una de esas frases… ¡todas juntitas en una misma conversación!

  2. Elena Rius said

    Lo que más me gusta es esa tantas veces repetida de “Lo que necesitamos es (seguida por el último éxito editorial)”. ¿Pero no entienden que, antes de que esas obras triunfasen, nadie sospechaba que iban a venderse tanto? Eso es precisamente la gracia del oficio de editor, que nunca sabes qué es lo que va a pasar. Los editores han de adivinar por dónde se moverán los gustos del público, anticiparlos e incluso, en cierto modo, modelarlos. Lo demás no son editores, sino simples imitadores.

  3. Me encanta. Sencillamente genial como siempre. Síntesis de inquietudes y miedos ante el panorama actual editorial.
    Un Abzo.

  4. Frases antológicas. Lo que no entiendo son las dos últimas. ¿Por qué las grandes editoriales no apuestan por las nuevas tecnologías? Son quizás demasiado enormes, como un elefante que compite con lagartijas. No se puede ver el futuro, pero creo que lo tendrán difícil si no se adaptan enseguida, lo cual supondrá convertirse en caballo, auqnue sea percherón.

  5. Rusta said

    Je, je, ¡muy buenas! :) Me ha encantado lo de “Uno sabe que va el primero porque no tiene nadie a quien seguir”, me parece aplicable en cualquier ámbito de la vida. En cuanto a las nuevas tecnologías, quizá “cargárselo” no es la palabra, pero “camuflarlo”, “mancharlo” o “deslucirlo” sí, porque con esto de que cualquiera pueda “publicar” un libro con Amazon hay una cantidad ingente de bodrios.

    Besos.

  6. Laura said

    Qué mal me siento… ¡la primera la he dicho muchas veces! :-(

  7. felipe said

    curiosamente todas esas frases desesperantes están asociadas a una sola cosa: dinero. o más bien enriquecimiento.
    pero ¿es el dinero el primer (y único) objetivo de la edición?
    yo creo que no.
    y si, por casualidad, eliminamos ese factor de nuestras mentes, el trabajo de convertir un .doc en un libro (de papel o no) se convierte en un placer (que probablemente se traduzca en ventas)

    • elsaaguiar said

      Hombre, sin duda sí es condición sine qua non: o nuestra actividad genera beneficios o, a la larga -cuando no a la corta- dejará de ser nuestra actividad. Hay dos formas de plantearlo: “qué beneficios vamos a sacar de estos libros” frente a “qué libros vamos a sacar de estos beneficios”. Es decir, el objetivo, para mí, es generar beneficios que permitan el sostenimiento de nuestra actividad y de nuestra misión.

      • felipe said

        totalmente de acuerdo. “beneficios que permitan el sostenimiento de nuestra actividad y de nuestra misión”
        pero esa misión no es la de enriquecerse ;)
        y es ese ansia por enriquecerse lo que gatilla casi todas las frases desesperantes que mencionas.

    • El caso es que las frases que nos ocupan las dicen precisamente aquellos que no saben cómo ganar dinero.

  8. PSG said

    La primera frase sería para mí un lujo. Yo leo a los que quieren ser profesionales antes de que ellos os manden los originales a vosotros.

  9. [...] Cinco frases que me desespera oír a un responsable editorial: Desde el blog Editar en voz alta, este inteligente post que nos enseña a tomarnos los rechazos [...]

  10. [...] Cinco frases que me desespera oír a un responsable editorial: Desde el blog Editar en voz alta, este inteligente post que nos enseña a tomarnos los rechazos [...]

  11. Mike said

    ¡Cuanto tiempo sin pasarme por aquí! Ahora mismo le echo un vistazo a las demás entradas que tenía atrasadas, pero no he podido resistirme a comentar en esta…

    La verdad es que lo que mencionas es una clara muestra de por qué la literatura juvenil deja tanto que desear últimamente: no se apuesta, no se arriesga porque parece que de hacerlo, no se gana. Una pena.

    Trabajo como lector editorial, y eso es algo que veo a menudo: muchas novelas buenas se descartan por poco comerciales, y en cambio la misma editorial acepta novelas mucho peores pero con más expectativas de venta… Como digo, una pena. Menos mal que últimamente cada vez hay más editoriales como una con la que trabajo mucho últimamente: lo que buscan es, ante todo, historias buenas y que aporten algo nuevo.

    Un abrazo.

  12. Iván said

    El sector literario oye de lejos el retumbar de los truenos de la tormenta que se avecina. Podemos pensar que la frase “Las nuevas tecnologías se están cargando el libro” no es cierta, pero todavía oigo los lamentos de los que han perdido su trabajo en la industria musical y la cinematográfica, a causa de la piratería, que con buen ánimo (superando los errores del pasado), habían intentado con empeño encontrar el modelo de negocio en este entorno. Pero, ¿cómo se puede competir contra las descargas completamente gratuitas, cuando en cinco minutos es posible descargar todos los libros que se puedan leer en la vida?
    He trabajado en sector del entretenimiento digital desde el principio, y pienso que quizá esa frase no está del todo equivocada. Hay formas de evitarlo, pero no son sencillas y desconozco si las editoriales las seguirán.

  13. Qué lujo poder dar todas esas respuestas. Otros, sin embargo, parece que tenemos que pelearnos para poder llenar de contenidos nuestros catálogos. La guerra ha empezado y, si bien los grandes grupos editoriales tienen una capacidad y medios impensables para una pequeña pyme como nosotros, a lo largo de todo este año están surgiendo, a pesar de la crisis, muchos pequeños emprendedores con ganas de poder acoger lo que los grandes no quieren.

    Todos queremos tener un superventas en el catálogo, pero eso es imposible de saber antes de apostar por nadie en concreto. Se trata de una ruleta rusa donde, si aciertas, ganas mucho, pero tienes grandes probabilidades de perder todo. Nuestro enfoque es completamente diferente: oportunidades a mínima inversión. Primero en formatos electrónicos. Luego, si funciona, en papel. Y si no funciona, siempre queda el modelo de coedición.

    Tener una pequeña empresa en España con la que está cayendo no es que sea imposible; es que es más bien un suicidio, pero ahí estamos. El tiempo dirá si nos estamos equivocando.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 158 seguidores

%d personas les gusta esto: