LIJ y terremotos

4 marzo 2010

Acabamos de volver de Chile los participantes en el CILELIJ (Congreso Internacional de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil). Tras unos días extraños, todos (casi todos) estamos de vuelta en casa.

No deja de tener gracia que el terremoto del día 27 de febrero nos dejara sin realizar la última jornada, la dedicada al futuro de la Literatura Infantil y Juvenil. Hace poco comentaba aquí que “el seísmo de las tecnologías está sacudiendo los cimientos de la LIJ”, así que parecería que la alegoría pesimista estuviera servida.

Pero bien pensado, quizá fui yo la que se equivocó al elegir aquella metáfora.

Tras estos días de convivencia y cercanía con tantos protagonistas de nuestra LIJ iberoamericana, tengo la seguridad de que  todos queremos dar forma a ese futuro, generarlo con nuestras ideas y nuestro saber hacer.

Este congreso ha mostrado, incluso sin la última jornada, que el futuro de la LIJ no está hecho de cosas que nos van a pasar, sino de cosas que vamos a hacer.

No tenemos planes de sobrevivir al terremoto. Tenemos planes de ser el terremoto.

19 comentarios to “LIJ y terremotos”

  1. Estimada Elsa:
    Sigo tu blog y me parece de lo más acertado y lúcido. Saludos.

  2. Velda Rae said

    Bienvenida. Nos alegramos de que estés sana y salva.🙂

  3. jg said

    Qué entrada más buena. y qué traca final: No tenemos planes de sobrevivir al terremoto. Tenemos planes de ser el terremoto.
    Qué energía dan esas palabras. Me las imagino como lema promocional de un libro o debajo del título de una película: No tienen planes de sobrevivir al terremoto. Tienen planes de ser el terremoto.
    Me alegra mucho que estéis de vuelta.

    • elsaaguiar said

      Oye, que me refiero a todos nosotros, a los que ahora estamos en esto: autores, editores, mediadores, investigadores… O sea, que tú también tienes que ser parte del terremoto🙂

  4. Ikima said

    Ese “casi todos” es muy inquietante…

  5. Y si lo hacemos de la misma forma que lo habéis hecho en Chile: el futuro es nuestro. Gracias a la Fundación SM por el esfuerzo de Chile; sobre todo, por hacerlo con una sonrisa y desde la bondad.

  6. Fer said

    Ya estaba preocupado de no recibir noticias en tu blog.

    Pues nada, a temblarrrr.

  7. Andrés Sobico said

    (desde buenos Aires)
    Elsa , quizá conozcas el dicho “Arranca el carro, que los melones se acomodan solos”; ojalá que entre todos podamos zarandear lo bastante el carro de la LIJ, como para que las cosas se acomoden más naturalmente, tratando de evitar estructuras artificiales y artificiosas.

    Se por mi editora que nadie de los visitantes extranjeroa al congreso sufrió consecuencias físicas; y agradezcamos a quien corresponda.
    un saludo .

  8. Apple said

    Me gusta mucho tu blog y todas las entradas, pero tengo que decirte que ésta en particular me parece una frivolización de un desastre que se ha llevado cientos de víctimas. Cuando un terremoto tan reciente ha matado a tanta gente, no puedes venir aquí y decir que hay que hacer un terremoto metafórico como si se tratase de algo positivo. Hay que tener más tacto. Tenías todas las metáforas del mundo y hay ido a elegir la más peliaguda por las fechas en las que estamos.
    Con todo, felicidades por el resto de artículos.

  9. Begoña said

    He leído que ya se han hecho las llamadas de GA, y como era de esperar no me llamaron. Así que estoy dispuesta a seguir trabajando, pero por el momento estoy sin ideas. Así que me gustaría que sigas dando pistas acerca de por donde deben marchar las cosas para no quedarme siempre fuera de los márgenes. Espero que tu blog engorde y engorde mucho, para tener el ánimo suficiente de volver a presentarme este año con más posibilidades de alcanzar al menos un escalón más que esta vez. Opino que cuanto más se escribe más se mejora la escritura, pero hay que saber también la dirección, si no sabes donde vas es más difícil llegar, digo yo.
    Saludos

  10. Hopis said

    Solo decirte que nos alegramos de que estés bien, de vuelta y en casa con los tuyos, otra vez dándole vueltas a la edición y al porvenir de la literatura juvenil.
    ¡No sé de dónde sacas siempre tanto entusiasmo!
    Un abrazo.

  11. Hola Begoña,
    Leo este blog pero nunca había posteado antes.
    Siempre me identifico con las personas que intentan publicar, escribir… Y tu comentario me ha llamado mucho la atención.
    Si te vale el consejo de una desconocida que consiguió publicar:

    No busques pistas en los editores, sino en tu cabeza, en tus tripas y en tu cerebro.
    Abre periódicos, léelos y déjate impresionar y empápate por y de la realidad. Abre los ojos en el metro, en las calles. Mira los telediarios de las noticas. Lee libros. Muchos. Los que acaban de publicar y los clásicos…

    Y un buen día, sin saber cómo, tendrás la dirección en tu cabeza. Nadie puede ni debe indicarte la dirección. Tú eres tu propio capitán.
    Abre los ojos, respira y tira para adelante. (Y ese “adelante” estará en la dirección que TÚ elijas).
    😉

    • Begoña said

      Agradezco mucho tu consejo. Tienes razón, yo solo se escribir del modo en que se escribir, y sólo me conmueve lo que a mí me conmueve; y además siento que los personajes me escogen a mí y no al contrario. Va a ser que iba en la dirección acertada ( algo más fatigada que de costumbre). Después de leerte sólo se me ocurre que hay que trabajar, porque si algo sé de mis personajes es que TODOS merecen la pena, y eso ya es saber mucho. Gracias🙂

      • Ikima said

        Yo creo que mientras mantengas/mantengamos esta visión romántica de la literatura, las obras lo transmitirán y tendrán un algo especial, un algo mágico que atrapa. Estoy convencida de que el escritor que escribe con pasión y creyendo firmemente en lo que hace crea personajes y situaciones inolvidables. Yo cuando tengo un personaje que empieza a caerme mal (de verdad, me ha ocurrido, empiezo a cogerle tirria a alguien que supuestamente he creado yo)le elimino. Pero si es el protagonista, directamente mato la obra porque estoy convencida que al lector le caerá mal también porque yo lo transmito. En fin, sigamos esforzándonos a ver si lo conseguimos y dejamos de ser seres venidos de otro planeta🙂

      • Teresa Cameselle said

        Ikima, quizá no debería matarlos así sin meditar demasiado. Ahí tienes el ejemplo de Margaret Mitchell que odiaba apasionadamente a Scarlett O´Hara, y mira la gran novela y, para variar, grandísima película, que salió de un personaje en principio tan mezquino y egocéntrico.

      • Ikima said

        Bueno, realmente también odio al “malo” de mi última novela, pero me parece un personaje estupendo, bien conseguido y completamente esférico dentro de su papel de malo malísimo y ser mezquino. Y eso es bueno, porque seguramenet también le odiará el lector, que es mi pretensión. Supongo que a lo que me refiero diciendo que un personaje mío me acaba cayendo mal es que pierde la fuerza, deja de ser intenso y se aplana y pasa a ser un simple personajillo, independientemente de que mi intención fuese crear un personaje odioso o uno entrañable…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: