Publicar sin que te publiquen

9 mayo 2010

Una de las aspiraciones más frecuentes y legítimas en un escritor es llegar a publicar su obra. Es verdad que muchos escriben para expresar su mundo interior, para exorcizar fantasmas o por pura necesidad. Pero, al final de ese proceso, casi siempre emerge el deseo de ver sus palabras impresas en un papel, negro sobre blanco, y a la disposición de los lectores en una librería.

Probablemente detrás de ese deseo está, en parte, el prestigio que la letra impresa ha tenido durante mucho tiempo en nuestra cultura. Lo que estaba escrito y publicado era verdad y era bueno, porque la escasez de medios de producción obligaba a una selección: los libros que se pueden publicar son limitados (aunque todos estamos de acuerdo en que son muchísimos, incluso demasiados).

Hoy eso está cambiando.  Internet permite que cualquiera que lo desee publique (con un coste cercano a cero) sus creaciones, y las comparta con sus lectores potenciales. Internet permite promocionar los libros y recibir críticas de los lectores. Internet hace posible, también, monetizar esas creaciones.

¿Qué se puede hacer para publicar una obra en Internet? Hay varias opciones:

  1. Montar un blog e ir publicando en él los capítulos de la novela, los poemas, o los cuentos. Y quien dice un blog, dice en Facebook o en Tuenti o una fórmula similar. Esto vale también para la literatura infantil y juvenil, por supuesto, aunque hay que tener claro quién va a leer ese material y adaptar la comunicación al medio concreto. Esta fórmula permite que los lectores vayan siguiendo la novela y puedan darte feedback. E incluso, no es la primera vez que un blog salta al papel: hace tiempo fue el Diario de una mujer gorda y últimamente, Canciones para Paula, una novela cuyos primeros capítulos se publicaron en Tuenti y otras redes sociales. Para conocer el resto, tienes que comprarla en papel.
  2. Si quieres algo más profesional, puedes plantearte poner tu novela en una de las editoriales “virtuales” que han aparecido últimamente, como Bubok o Lulu (hay bastantes más). La idea es que tú mismo subes el texto, fijas el precio y las características (puedes optar incluso por que la editorial se ocupe de realizar la corrección) y allí queda a disposición de quien quiera pedirlo. De cada ejemplar que se venda, el autor recibe el 80% del PVP. Los ejemplares se imprimen bajo demanda (es decir, se hace una copia en impresión digital cada vez que hay un pedido).  Es una forma de probar qué acogida tiene tu novela.
  3. Otra opción es, simplemente, liberar la novela en pdf (o cualquier formato legible en dispositivos electrónicos) y solicitar a los lectores que, si les gusta lo que leen, hagan una pequeña donación al autor. Normalmente la recepción de donaciones como fuente de ingresos está complementada con otras como publicidad, merchandising o autoedición en papel. Vale, igual en LIJ es un poco más difícil, pero esta fórmula de compensación por la autoría está ya teniendo algunos casos de éxito en géneros como el cómic, el videojuego o el cine de animación.

Al margen de la pura utilidad de estas ideas, me parece que es también muy interesante la reflexión que podemos hacer como autores, editores, creadores…:  las tecnologías abren nuevos caminos y nuevas formas de cultura. Las tecnologías generan cambios sociales. Estamos en un escenario que trae consigo nuevas formas de creación, de producción, de distribución, de comercialización… que no podemos dejar de aprovechar.

Las editoriales han dejado de ser el intermediario indispensable entre el autor y sus lectores. Esto no tiene por qué ser malo para las editoriales; por el contrario, puede suponer un estímulo para que encuentren nuevas formas de aportar valor.

Corren tiempos emocionantes para todos.

22 comentarios to “Publicar sin que te publiquen”

  1. Alexia said

    Sí, pero, el hecho de que una editorial de “carne y hueso” y no “ficticia” (esto es internet) sea la que publique tu libro, sigue siendo algo mucho más importante que la autopublicación. Tiene más prestigio, por decirlo de alguna manera.

    Visto así, hoy en día puede publicar cualquiera, sea de la calidad que sea. Y lo más triste de todo es que puede vender más que algo bien escrito.
    Por eso yo veo la autopublicación como algo “inferior”, porque no depende de expertos y profesionales que te “aprueben” la obra y te la corrijan y te aporten ideas frescas y nuevas para mejorarlo. Simplemente es tu obra tal cual, con las correcciones y revisiones que tú le hayas podido dar solo, o con la ayuda de algún amigo, lo cual puede ser suficiente… o no.
    Si todos hicieran eso… ¿a dónde iría a parar la figura del editor? Desaparecería. Todos cogerían el camino fácil; publicar por su cuenta y riesgo para no enfrentarse al rechazo de las editoriales. ¿Es por eso que algunas editoriales escogen obras “malas” a sabiendas? Algunas editoriales cogen cualquier cosa que sepan que va a vender, sin importar si realmente vale o no. Por una parte entiendo que el mundo editorial tiene que seguir adelante y que para ello necesiten libros nuevos, pero por otro lado… no sé.

    Sin embargo, internet no es tan malo. Ha habido libros publicados en blogs o autopublicados, que luego han tenido más o menos su éxito y seguidores, y alguna editorial lo ha visto y se ha interesado por la obra para editarla bajo su sello, pero pasando la supervisión de un editor. Esos casos, y ese uso, me gusta más. Apoyo el libro con su edición bien tratada y cuidada, y con sus hojas palpables, en lugar del digital. También me gustan los ebooks, ojo, son cómodos y más baratos, pero… no es la misma sensación que tener el libro en tus manos y pasar las páginas sintiendo su tacto y olor.

  2. “…no es la misma sensación que tener el libro en tus manos y pasar las páginas sintiendo su tacto y olor”.

    Eso es fetichismo puro y duro. Y por desgracia opino igual que tú.

  3. Elwen said

    Estoy en parte de acuerdo con el comentario de Alexia. Para mí la autopublicación es el último recurso, aquel al que acudes cuando ya te han rechazado 200 editoriales y sigues creyendo fielmente en que tu obra es buena. Sin embargo, lo que me he encontrado en la mayoría de los casos es que es el primer recurso: por comodidad del autor, porque dice que lo ignoran pero nunca lo ha intentado o porque no sabe aceptar que su libro no vale.

    También he oído hablar de algo llamado coedición (aunque no estoy muy segura del término), en el que un autor paga a una editorial el X por ciento de los gastos que supone publicar su libro.

  4. Mónica said

    El problema está en la cantidad. Sí, hay un exceso de libros, cada vez mayor, incluendo la autopublicación y las nuevas formas de edición electrónica. Es maravilloso que todos podamos editar, pero ¿cómo podemos encontrar lo que de verdad nos interesa leer?
    Necesitamos mediadores, alguien que nos garantice la calidad de los libros. Yo, como lectora, estaría dispuesta a pagar para que me hicieran esa selección. Creo que es lo importante. Y lo difícil.
    (Por cierto, tengo ebook y leo muchísimo en él. Me encantaría poder comprar todos los libros sin levantarme de la mesa. Todavía no es posible)

  5. Musicoterapeuta said

    Está claro que ahora mismo se anda por arenas movedizas y no se sabe muy bien qué camino tomará al final. Pero me asombra ver lo rápido que se han deshecho del papel y se lanzan a lo virtual “por lo que pueda pasar”. Desde hace ya años, las plataformas virtuales se han convertido en una vía rápida de publicación para los muchos que eran incapaz de pasar el aro nivelado de la literatura. No diré eso de “hay literatura buena y mala”, porque ya está más que amasada -tanto la frase, como la discusión posterior-, pero sí es cierto que las editoriales marcaban un el punto de nivel exigible dentro de la literatura, como ocurre con los músicos cuando queremos acceder a tocar en una orquesta… todos músicos, sí, pero no todos valen para ello por unos u otros motivos.

    ¿Dónde queda la criba necesaria que marque el camino? De repente, todo el mundo es escritor, que no Escritor. Y, desde los blogs, se crean verdaderos soberbiopseudoescritores que incluso hacen alarde de no publicar en editoriales porque “total, no van a durar mucho” y prefieren el mundo virtual… y todo porque siempre hay un tiesto para una ¿”flor”?, o lo que es lo mismo, siempre habrá gente que le parezca precioso lo que escriba y rasge así un poco de publicidad para su propio blog. Un círculo vicioso envenenado este de valorar a una persona por los seguidores que tiene… no hay más que echar un poco la vista atrás y ver lo que se ha llegado a hacer en pro de miles de seguidores, fervientes.

    Yo discrepo con Alexia en el hecho de que el ebook se más cómodo y más barato… siempre he escuchado esa frase de lo “caros que son los libros”, una pena que no compartan el valor de la cultura. No es el libro en sí, no son las hojas, la tinta, las ilustraciones (que también), es el hecho de la creación, del trabajo, del esfuerzo de la personas que están detrás. Porque todos sabemos cómo acabarán los ebooks: libros pirateados, páginas de descarga de las “últimas novedades”… Y no valen las demagogias baratas de “no, eso nunca”, porque así ha ido la música y el cine.. Tanto defender la propiedad privada por la sociedad (porque a nadie le gusta que le quiten lo que le corresponde, lo que “ha ganado con su trabajo”), pero qué poco se entiende, valora y respeta la propiedad intelectual.

    ¿Realmente, todo vale?

  6. Ikima said

    Yo, de momento, el tema de la autopublicación lo considero el último recurso… Quién sabe si con el paso de los años y con la acumulación de intentos frustrados me lo planteo de un modo más serio. Ya no se trata de prestigio, sino que, dada mi inseguridad, siempre estoy dudando de la calidad de mis obras. Si las autopublico seguiré dudando, nunca tendré ese fuerza, ese pensar que una editorial se interesó por mí y decidió que una obra mía era lo bastante buena como para ser publicada bajo su sello. Creo que las dudas acompañan a todo escritor y siempre necesitamos respaldo, alguien que nos diga que no perdemos el tiempo.

    Sin embargo, la autopublicación la veo una opción clara en el caso de aquellas obras que no encajan con la línea de ninguna editorial ni tampoco en las bases de ningún concurso. Siempre hay obras así, extrañas, distintas, que, no obstante, al autor le gustan especialmente. Sería la forma de tenerla entre sus manos en formato papel.

  7. Begoña said

    Quiero desde esta ventana dar las gracias a todos los escritores que tienen blog. Porque son los mejores maestros para alguien que quiere aprende el oficio y que no tiene tiempo de asistir a cursos. Tiempo o recursos. Sus blogs son algo que valoro mucho y me hace muy feliz, tanto como sacar libros de una biblioteca. No se si este comentario encaja aquí, en cualquier caso, decir que desafío tanto a la buena suerte que cuando se me censura un comentario se me da la absoluta seguridad de que llevaba razón. Y eso me da más claridad que la luz del día.

  8. Begoña said

    Me refería a un comentario que creí dejar y debió ser un fallo de red. Venía a decir que en Internet uno puede ser su propio editor con solo abrir su propio blog. Es algo que recién estoy descubriendo y que borra la frustración de muchos años. Compartir tus escritos o tus inquietudes es algo que enriquece y al tiempo sirve como ejercicio de reflexión y de escritura. Era eso más o menos lo que venía a decir. Y me disculpo si te has sentido ofendida, suelo ser clara incluso cuando me equivoco:/

  9. Laura said

    Siempre habrá más lectores que escritores. Y siempre habrá quienes se consideren genios incomprendidos y quienes jamás se atrevan a desafiar los “filtros”. No veo que Internet sea un peligro para nadie, pues entre tantos y tantos “escritores”, son pocos los lectores (en términos de volumen) que puedan ser significativos.

    Más importante veo yo el camino que las editoriales hayan de tomar de frente a la edición electrónica de libros, pero de forma seria. Pienso que es momento que la consideren dentro de su esquema general de mercadeo y edición, pues el libro electrónico tiene todo el potencial de haber llegado para quedarse. Y será una opción más de la que se valdrán los lectores para acceder a los libros.

    No veo tan sencilla la comparación entre los libros y la música, en particular por el tamaño y naturaleza de los primeros, tan distintos de la segunda. Sí creo que sería importante que las editoriales mantuvieran los precios de sus productos editados en formato electrónico a precios asequibles, bastante más bajos que los libros impresos, para cortar los canales mejor apertrechados de la piratería. ¿Cómo podrían lograrlo? No lo sé. Supongo que abaratando los procesos distributivos (con nuevas plataformas de lanzamiento), que creo son los que más encarecen los libros, y también ofreciendo algunos incentivos adicionales o bien para comprar los libros de forma legal o para adquirir las versiones impresas por la editorial.
    🙂

  10. andres sobico said

    Tengo blog desde hace unos seis meses (inducido por amigos que tambien escriben); opino que esta plataforma conlleva ya una longuitud de texto máx en cada post; con lo que trabajo el microcuento, y cuelgo cuentos de media página máx; a manera de divulgación tambien posteo comienzos de cuentos más largos.
    Pero me gustaría hablar acerca del otro propósito de un blog sobre literatura: da la posibilidad de homenajear a escritores de los que uno abrevó, darles difusión o simplemente, como colocando nuestro índice sobre un párrafo amado decir ¡miren esto! ¡y fue escrito hace cien años!

    el plus es que un blog te da la libertad de autopublicar lo que uno considera “impublicable” en papel (categoría inefable si las hay)

    Saludos desde el Río de la Plata.
    Andrés Sobico
    http://andresobico.blogspot.com/

    • Begoña said

      Estuve visitando tu blog y creo que escribes de un modo precioso, y además es muy original. Te invito a ver el mío si quieres. Y a todo el que quiera, por supuesto.Creí que Elsa no dejaría ponerlo, pero veo que sí🙂
      http://dasdelluvia.blogspot.com/

      • andres sobico said

        ups!Begoña, quizá tengas razón, y no era aquí el lugar para linkear blogs; entendí que venía al caso dado el tema que Elsa presentó…
        Gracias por lo que me decís; y de paso vuelvo a agradecer a Elsa por abrir este espacio y poner tanto en él. (la sinceridad entre otras cosas)
        Me voy a ver llover al país Begoña.
        Saludos desde el río de la plata.
        Andrés

  11. […] This post was mentioned on Twitter by Leer.es. Leer.es said: Publicar sin que te publiquen « Editar en voz alta: http://bit.ly/9IEi7F via @addthis […]

  12. Rosa M. Camps Ramos said

    En un cursillo sobre blogs, webs, etc. han dicho -y tambi´en lo leí- que se tiene que ir con mucho cuidado al escribir obras literarias y poner ilustraciones en segun qué blogs, etc., porque al hacerlo se estan cediendo automáticamente los derechos de autor al público en general, y que cualquiera puede copiar, modificar la obra o hacérsela suya,sin que el verdadero autor tenga derecho a protestar.

    • Perdón por la tardía respuesta, pero esto no es cierto. La actual Ley de Propiedad Intelectual en España concede al autor todos los derechos de propiedad sobre su obra por el mero hecho de escribirla.

      Que un texto esté publicado en Internet no quiere decir que sea (necesariamente) gratuito, ni que pueda ser modificado, plagiado, etc. sin permiso del autor. Internet no es más que un canal de distribución, y en teoría, un autor de un contenido puede elegir los usos que desea permitir del mismo. Por eso se han cerrado tantos sitios web de fans, porque hacían uso ilegítimo de fotografías, vídeos, etc. Y por eso mismo también hay bloggers y autores que emplean licencias Creative Commons, por las que permiten expresamente la reproducción y la modificación de sus contenidos.

      Claro está, lo complicado es localizar “quién” ha robado o modificado tu contenido y las pocas ganas que tenemos la mayoría de meternos en ningún fregado en caso de que ocurra (que a veces ocurre, lo atestiguo). Además, en esta era de Internet, donde los contenidos se publican a velocidad de vértigo en casi todas las redes sociales… ¿dónde trazamos la línea?

      • Rosa Maria said

        Yo también te pido disculpas por no haber contestado enseguida, ya que al haber recibido sólo un comentario en mucho tiempo, dejé de comprobar más.

        Tienes razón. Por mi parte, pregunté al Registro de la Propiedad Intelectual y me dijeron que todo el mundo tiene que respetar siempre todos los derechos de los autores; y que, incluso en los casos en que haya alguna licencia que permita bajar una obra, (tanto escrita como en imàgenes, música, etc.), siempre, siempre hay que poner junto a ella el nombre del autor.

        Gracias por haberme respondido.

  13. Begoña said

    Interesante esto que apuntas Rosa M. precisamente eso de las legalidades es lo que más miedo me da de tener blog. Porque no me gustaría que algo que considero un pasatiempo emocionante me trajese problemas de juzgados. Con lo mucho que valoro la tranquilidad.

  14. […] realidades de la edición 2: Las editoriales solo publican lo que venden; Prescribir y recomendar; Publicar sin que te publiquen;  Prefiero que me publiquen; Cinco cosas que no es la literatura infantil y juvenil y Literatura y […]

  15. izsala said

    El blog es una herramienta de poderosas dimensiones, con gran capacidad para aplacar la frustración, para ponernos en contacto con personas geográficamente alejadas, con objetivos similares (en este caso, la publicación en papel, y tapa dura a ser posible), pero la red antes era sólo refugio, y ahora es además destructor de piratas; falta que esos se aprendan la moraleja.

  16. Atormentado said

    Tengo una duda sobre lo siguiente: si uno publica una obra en internet, ¿puede que se condene a que jamás una editorial no la quiera publicar en papel?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: