Acerca de “Nada”

18 mayo 2011

Hace más de un par de meses que leí esta novela de la autora danesa Janne Teller, y desde que leí la cuarta de cubierta, tuve claro que escribiría una entrada sobre ella. Pero he necesitado todo este tiempo para elaborar mi posición con respecto a ella. Y mientras empiezo a escribir, todavía no sé si la tengo clara del todo.

Y no tanto por la polémica que ha ido generando en los países en los que se ha publicado, donde ha recibido los premios más importantes y ha sido prohibida en muchos centros escolares casi a la vez. Sino porque realmente me ha hecho plantearme qué entendemos por novela juvenil escritores, editores y prescriptores en general.

Yo creía que tenía más o menos claro qué atributos tiene que tener una novela para ser considerada como juvenil. Y la esperanza, mostrar una luz al final del túnel, era uno de los que creía casi inamovibles. Por muy duro que sea un tema, pensaba que un niño, un joven, se merece que le transmitamos que la realidad se puede cambiar, que siempre hay una salida transformadora. Quizá porque ese es uno de mis principios vitales.

Pero Nada rompe esta premisa y aún así, o quizá justamente porque la rompe, es una novela juvenil. Porque es una novela que desasosiega, que viene a decir que, tras el intento de un grupo de jóvenes de encontrar el sentido de la vida, no queda otra que marcharse cada uno a su casa, a crecer, a hacerse un adulto y a convivir con sus contradicciones, y sus indignidades, como hacemos todos. ¿Realista? Ojalá no. Querría creer que es voluntad literaria de su autora o incluso, un final no del todo afortunado, un final al que podría haber sacado más partido.

¿Le daría esta novela a un adolescente? ¿La hubiera publicado como editora de LIJ? ¿Se la daré a leer a mis hijos?

La verdad es que no tengo la respuesta a estas preguntas. Pero o escribía esta entrada ya, o me quedaba atascada en ella. Para los que no la hayáis leído y queráis entender un poco más este post, este artículo en Público, que resume la novela y su trayectoria, puede ser de utilidad.

La cuestión es ¿qué es novela juvenil? ¿qué debería ser? Entre Nada y Perdona pero quiero casarme contigo, yo me quedo con Nada, eso seguro. Pero, ¿y un adolescente? ¿habrá una tercera (o una cuarta, o una quinta) vía…?

Como suele ocurrir muy a menudo, las respuestas vienen si uno está atento. Mientras dejaba reposar este post antes de darle al botón Publicar, he visto el vídeo de campaña de IU, basado en  el texto Nuestras manos, de Eduardo Galeano: La realidad es real porque nos invita a cambiarla y no porque nos obliga a aceptarla. Ella abre espacios de libertad y no necesariamente nos encierra en las jaulas de la fatalidad. La realidad es un desafío, no estamos condenados a elegir entre lo mismo y lo mismo.

A mí me vale como respuesta, para la novela juvenil y para mi vida.

Quizá si Janne Teller hubiera conocido este texto, el final de su novela hubiera sido otro. Y sí, ahora sé que se la daré a leer a mis hijos cuando crezcan un poco, pero antes me aseguraré de que hayan leído e interiorizado el texto de Galeano. Porque si la desesperanza es algo que se han de encontrar en la vida, no veo qué sentido tiene impedir que se la encuentren en un libro. Pero que lo hagan con el antídoto en la mano.

10 comentarios to “Acerca de “Nada””

  1. Me gusta mucho tu reflexión y tienes mucha razón. Cuando más analizo los relatos para jóvenes más difícil me resulta contestar a la pregunta sobre qué és la lj Las propuestas cada vez son más variadas y ricas, diferentes. Y tengo claro que eso es consecuencia del trabajo de editoras como tú y de los lectores que son la vanguardia y que a través de sus blogs y otras plataformas exigen o piden relatos que vayan más allá, que rompan con los esquemas… Estar aquí para contemplar por donde navegan las propuestas es un placer. Un abrazote🙂

  2. Begoña said

    Los adolescentes de hoy nos sorprenden mucho con sus lecturas, cada vez que mi hija de 14 me pide un título para traer de la biblioteca me pregunto si el libro es adecuado para ella, no lo sé, porque prefiere leer libros de adultos y uno nunca sabe lo que vendrá en ellos. Le doy a escoger a ella las partes que cree que debe saltarse o no. Lee muchísimo, y a diario me sorprende con su personalidad que ha salido de ella. Sus profesores están encantados con su capacidad de raciocinio y su manifiesta madurez. Es una niña a la que todo el mundo quiere tener a su lado, y a la que ancianos, adultos y niños adoran por igual. Soy su madre y espero que siga siendo así cuando sea mayor. Y creo que lo será, porque tiene la experiencia que desde que era muy niña ha extraído de los libros. Se ha estrellado mil veces dentro de otras pieles, es por eso que cuida tanto su propia piel que a penas se tropieza. Y si lo hace sabe el modo en que se debe levantar. Repito, esa riqueza la ha extraído de los libros que ha leído. Le gusta la prosa de léxico exquisito, incluso su forma de hablar y razonar sorprende en alguien de su edad. No importa tanto cómo se lee, importa cómo se aplica la experiencia de lo leído a nuestra vida, y leer siempre enriquece. Es lo que opino.
    Saludos

  3. Dr. Muerte said

    “tras el intento de un grupo de jóvenes de encontrar el sentido de la vida, no queda otra que marcharse cada uno a su casa, a crecer, a hacerse un adulto y a convivir con sus contradicciones, y sus indignidades” De un plumazo has descrito mi adolescencia y gran parte de mi vida como adulto. NECESITO leer este libro cuanto antes.
    Por otro lado comentar que no podemos tener a nuestro hijos adolescentes en una burbuja. Tienen que saber lo que les espera en estar vida en la que también hay amargor y desaliento.

  4. Resulta difícil valorar esta novela desde nuestra posición de adultos relacionados con la LIJ, ya condicionados por muchas convenciones, y habría que imaginar qué habríamos sentido de leerla a los 15 o 16 años. Creo que a mí me habría fascinado y aterrado a la vez, pero no creo que ni más ni menos que “La metamorfosis”, que leí a esa edad.
    De todos modos, me alegra que este tipo de libros se publiquen, aunque algunos los prohiban luego. Que la LIJ tenga como premisa el mensaje esperanzador y el final feliz es uno de los corchetes que también habrá que desatar para que la LIJ respire cada vez con mayor libertad. Me encanta el comentario de Gemma en el que manifiesta su desconcierto a la hora de analizar qué es la LIJ porque las propuestas sean cada vez más diferentes y ricas. Yo creo que es la buena literatura que niños y jóvenes pueden leer, aun con esfuerzo y sin poderla entender en toda su profundidad. Lo importante es que deje huella y que invite a seguir buscando respuestas en otros libros, en la vida misma.

  5. Ana Campoy said

    Elsa, puede que la realidad nos cercene las ilusiones, pero ¿qué sería de nuestra vida sin la utopía? Creo que cuanto más nos acerquemos a ella, mejor que mejor.
    Gran post.

  6. Gonzalo said

    Nadie consiguió tantos alegatos a favor del motor de la historia como el libro “El fin de la historia”. Y recuerdo muy bien el efecto del nihilismo de Samuel Beckett en mi adolescencia, y que sintetizaba una frase del propio escritor, algo así como “fracasa, inténtalo de nuevo, fracasa mejor”. Un pensamiento en bucle bipolar que no ha hecho más que empujarme, siempre, a fracasar mejor.
    No he leído aún “Nada”, así que volveré aquí cuando me lo presten y lo devuelva.

  7. Anna said

    Ayer fui a ver la película Haevnen (En un mundo mejor) que obtuvo el Oscar a la mejor película de habla no inglesa en la pasada edición y no dejé de pensar en tu entrada acerca del libro Nadie. No he leído el libro, aunque gracias a tu artículo está en la lista de espera en lugar preferente, pero con la información que nos has dado sospecho que mi posición se acerca bastante a la tuya. Tengo una hija de 12 años, aún no es el momento pero ese momento llegará y le dejaré Nadie o algún título similar en la mesilla de noche. Después le propondré que veamos Haevnen en la que dos adolescentes perdidos por diferentes motivos se sitúan al borde del abismo, pero en el que el papel de un padre humano, falible, cercano y carismático juega un papel crucial. La película es hermosa, sin concesiones y muestra el horror pero también la luz, dos realidades que están ahí, simultáneamente, de forma constante. Gracias por tu recomendación.

  8. Leí la novela del tirón y, cuando la terminé, me quedé devastada, como si mi cuerpo se hubiera quedado vacío de golpe. Es una novela magnífica, en la que se pone de manifiesto el poder tan grande del grupo en la adolescencia a la hora de asumir retos, el vacío existencial que se tiene a esa edad, el miedo a enfrentarse a un mundo que resulta duro e incomprensible y la pérdida de la inocencia. Precisamente por ello, creo que es un libro altamente recomendable para un adolescente, a pesar de su dureza, siempre que éste pueda tener una persona con quien comentarlo. Los jóvenes necesitan sentirse comprendidos y, a la vez, rechazar visceralmente aquello que les remueve, no leer historias de un mundo idílico que en nada se asemeja al que ellos viven. Sin duda, este es un libro que no les va a dejar indiferentes, que les va a permitir reflexionar sobre temas que son de vital importancia a su edad y ver hasta qué punto se puede llegar con algo que empieza siendo un simple juego para convencer al amigo a bajar del árbol.

  9. […] pasando a toda velocidad por la ventanilla, ayuda a la sensación de que el libro, al igual que Nada, de la misma autora, mueve y conmueve, hace reflexionar y obliga a plantearse y replantearse muchas […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: